jueves, 30 de abril de 2009

El lado amable de la influenza

Resulta que de vez en cuando gusto de trasladarme al terreno más pedestre; resulta que el verdadero saldo de la influenza es perceptible en el aumento de actividad en internet, Messenger, Facebook y Hi5. Ese es el saldo tangible, el de la gran parte de estudiantes que no pueden ir a la escuela y de algunos empleados que han sido regresados a sus casas, como prevención de la enfermedad y demás cosas ya hasta el cansancio escuchadas.

Así que el encierro es nuestra nueva actividad, de aquí al 6 de mayo, si acaso lo logramos. Todos los estados facebook y Hi5 mencionan la influenza, de la manera que sea, desde lo alarmante y paranoico hasta lo jocoso. Creo que en estos días la gente ha bajado más música, ha visitado más videos en Youtube y ha navegado más en la red, dado que, no hay mucho que hacer afuera sino rentar en Block Buster para lo que algunos, con sentido del humor, optan por películas como 28 days later o Resident Evil.

He de confesar que el anterior es un poco, mi caso, un poco pues no he caído rendida ante películas que traten sobre el exterminio masivo. Pero, por ejemplo me he hecho, gracias al intercambio controlado de música por la red, de discos que no tenía, como Forty Licks (The Rolling Stones), The dark side of the moon (Pink Floyd), Von (Sigur Rós) y First Impressions of Earth (The Strokes). Aparte, he recorrido varios canales Youtube y me he entretenido viendo (culposa pero agradablemente) The Ellen Degeneres Show, así como escuchado la ya famosa Cumbia de la Influenza.

No todo es tan malo, quiero pensar, pues asimismo he escrito mucho y más allá de puras cosas sin sentido, quiero pensar que quizá en el futuro, si algo de aquello en lo que he vertido este tiempo a través de palabras, llega a tener cierta trascendencia, será cómico decir que fue producto del encierro por amenaza fase 5 de la Pandemia Influenza. Del mismo modo, puedo decir que me he dedicado a la lectura y que, aunque el libro que tengo en turno formal: El tren pasa primero de Elena Poniatowska no es de las mejores lecturas, he recurrido un poco a La Biblia, en parte por ocio, en parte para aumentar el conocimiento y también para reconfirmar mi teoría de que Yavé no es una buena persona, mucho menos un alma caritativa.


De regreso al virus, cabe destacar que hay quienes, de forma más metafísica, pensarán que esto de la Influenza no es sino alguna cifrada señal del Apocalipsis y que sólo falta que lluevan ranas o empiecen a caer muertos los primogénitos. Quizá. Y es que, no para alarmar, pero qué tan grande es la casualidad de que haya temblado el 27 de abril y que un temblor similar se haya sucedido exactamente en el mismo 27 de abril del año pasado. Es una coincidencia curiosa, sin clavarse más en otras cosas que se puedan llegar a pensar. No será tampoco la furia de Yavé encaprichado o aburrido y tomándonos de conejillo de indias, como al buen Job. ¿O si?

Por el momento, mientras la contingencia termina, y dado que no es posible salir a casi ningún lado, por una parte, debido a la histeria colectiva y por otra, porque cines, teatros, restaurantes y demás permanecen cerrados, seguiré aquí, escribiendo, que es finalmente, algo que no me pesa y que, es liberador hacer para escapar aunque sea mentalmente, de la realidad. Seguiiré invirtiendo tiempo en Youtube y en charlas cibernéticas, ¿qué de malo puede haber en eso, en estos días?


Music on: Heaven Forbid - The Fray
Quote: "I am certain of nothing but the holiness of the heart's affections, and the truth of imagination" J. Keats
Reading: El tren pasa primero - Elena Poniatowska

4 comentarios:

Karla dijo...

Clarice, el box populi que nunca se equivoca, por más que sí lo haga, declara en mi pueblo que el virus de la influenza no ha aniquilado a nadie por acá a causa del calor... todo se rinde al bochorno de las tres, incluso las ideas, que caen desplumadas al primer intento de elevación. Uno no puede sino pasar las tardes sin cubrebocas sentado en una mecedora frente a su puerta, respirando el aire lleno de ceniza de caña pero sin paranoia de ningún tipo ni pensamiento alguno. Es casi como ser feliz. Saludos desde el pueblo.

micael arellano dijo...

La influencia(y lo digo asi por citar a calderoncito)en mexico,viene a ocupar todos las listas de popularidad,llevando a la gente a una nueva religion en la que el tapabocas es el santo principal, seguido de los guantes y esas cosas,logrando no solo un merecido descanso para los siempre amolados mexicanos(sin paga claro),al mismo tiempo (cosa extraña pues se supone que el riesgo es mayor)aumentando el trafico de los centros comerciales que estan llenos de seres con la influencia de la que hablo.asi es influenciados(sic) por la influenza,llevandonos a conclusiones que van desde una treta del gobierno,hasta el hecho inevitable de culpar a dios,(y es que despues de temblores,tornados,agua,ranas,fuego y de mas muestras de cariño)quien mas podria tener la culpa si no el,lo malo es que esto nos llevaria a aceptar que nuestro amigo imaginario no lo es tanto,(cosa a la que me niego rotundamente)asi q mejor digamos que obama es el culpable o calderon o el chupacabras o en el peor de los casos "babe" el puerquito valiente se desquito de tan malos tratos,contagiandonos de un virus que por lo menos yo no entiendo..y de que al fin y a la postre intentare evitar contraer con la ayuda de san tapabocas pero eso de no besar a mi chica...lo lamento pero prefiero la influenza.pd los strokes son la neta madame...buen escrito.

Anónimo dijo...

Hey

Es un aburrimiento tan espantoso que ya no se que es más, si terminar cansado de hacer nada o cansado estar metido en el hi o youtube que también es nada.

Lo bueno es que podemos charlar más tiempo ya que arraigados en nuestras casas es lo menos que podemos hacer para no perder la parte social de nuestras vidas y contarnos de las mismas que cada vez se tornan más transparentes, como el ya famoso virus.

†...Fenrir Branford...† dijo...

Que bueno que tu lo veas así, yo estoy que ya no aguanto este jodido encierro... digo, he salido a distraerme un rato, pero ciertamente la actividad social se reduce estúpidamente, además de que esto se me juntó con otras 3 cosas que me hacen mas insoportable estas chindageras... la primera, de la que te enteraste ayer por teléfono; la segunda, ya la sabes pero me falta darte detalles, y la tercera no te he comentado ni madres, y realmente es una estupidez pero tmb me ha tenido la cabeza un tanto ocupada de forma no del todo benigna...

En fin... no pretendo distraerme con youtube, pero a ver que más se me ocurre en estos dias nefastos. Cya.