viernes, 11 de enero de 2013

Versión 2




El presente se desliza a través de la cornisa de la eternidad
y un nombre yace atrapado por espinas.

El cuarto es un limbo,
amarras sobre mis muñecas trasmutadas por las noches en gruesas cadenas,
gusanos macilentos, habitantes de la sombra, rodean mis fríos pies.

Dormir,
despertar,
morir,
viajar,
olvidar,
nacer.

De no saber de ti me he encontrado en compañía de una muerte niña
que acecha desde el espejo alimentándose a través de mi inanición.

Grito hasta ensordecer hacia todos los rincones,
grito que nada de esto es verdad.

Dormir, despertar, morir.

¿Cuánto tiempo más sostendré la dicha de una esperanza perpetua, imagen fáustica de tu rostro a mi lado, en la calma de lo cómplice ajeno?

Días de luto en los que todo lo que sé es igual a todo lo que ignoro.

Es en la noche cuando llueven palabras desde el techo,
dicen que debo irme,
que es momento de abandonar,
que la espera es un fantasma y que el hueco en la cama no dejará de crecer jamás.

Viajar, olvidar, nacer.

Para que la sombra no me alcance lloro una lágrima de sangre,
es el corazón destrozado escapando gota a gota para teñir de muerte el abismo a mi costado.
Como me desploma el recuerdo, carezco de fuerza para detenerlo.

Dormir, soñar, morir... 


Music on: Ára Batur

Quote: "desde que te alejaste, cuántos lugares se han tornado vanos". J. L. Borges
Reading: Los premios - Julio Cortázar

1 comentario:

Mar dijo...

que buen blog, cuanto sentimiento, siento lo que sientes, yo tambien tengo el corazon roto, y tus palabras , bellas, poeticas, dolorosas, son un balsamo, gracias Adriana, saludos desde argentina.
Mar