lunes, 4 de abril de 2011

Escribir poesía después de Auschwitz... o del asesinato de Juan Francisco Sicilia


Theodor Wiesengrund Adorno (1903-1969) hizo célebre la frase: "después de Auschwitz no se puede escribir poesía" que surgió debido al desencanto y horror generado ante el exterminio nazi con el asesinato de millones de inocentes. Justo en ese instante, cuando el mundo se entera de las cueldades y las mazmorras rompen sus puertas para mostrar la fábrica de destrozar humanidades que la frase de Adorno cobra un sentido absoluto. En ese estupor de descubrir que el hombre no es lo que se pensaba que era, ni lo que podía ser, en esa conciencia de descubrir el fracaso de todos los ideales del hombre, un escritor con sensibilidad busca una frase que refleje tal debacle y sólo se le ocurre que no se puede escribir poesía después de Auschwitz.

Javier Sicilia manifiesta un tipo de indignación similar después del asesinato de su hijo. En la carta "Estamos hasta la madre... (Carta abierta a los políticos y a los criminales)" reproduce atinadamente un poema de Bertolt Brecht, resultado del mismo horror ante los resultados del nazismo, y lo adapta a su tragedia personal (tragedia que nos compete a todos los mexicanos), el poema dice: “Un día vinieron por los negros y no dije nada; otro día vinieron por los judíos y no dije nada; un día llegaron por mí (o por un hijo mío) y no tuve nada que decir”.

En otro comunicado, Sicilia manifiesta también que ya no desea escribir poesía, este sentimiento es similar a la desolación externada por Adorno; pareciera que este país (este mundo también), ya no da lo suficiente como para querer sublimar las cosas (pues esa es una de las funciones de la poesía) y cualquier acción carece de sentido poético. Es cierto. Estamos sumidos en una red de violencia, corrupción y luchas de poder, todo esto enmarcado en una terrible indiferencia, en un olvido y un sinsentido tremendo. Hace algunos años se asesinaron a varios estudiantes en Ciudad Juárez, el presidente no supo cómo dar la cara ante la madre de unos de ellos quien después de externarle sus sentimientos, simplemente terminaba su discurso con un "usted no es bienvenido". Con el paso del tiempo, nada cambió, la violencia sigue, igual la inseguridad y la guerra fallida en contra de los enemigos que siguen ganando terreno. Aquel suceso, igual que muchos otros de carácter similar, parecen haber quedado en el olvido.

En esa carta que redactó Javier Sicilia se invita a una marcha masiva en nombre de los asesinados (entre ellos, su hijo); el pueblo ha respondido, este miércoles se efectuará una gran manifestación con veladoras como símbolo distintivo; el acto es para denunciar su repudio y para exigir justicia y paz, pues, en palabras de Sicilia: "Si los ciudadanos no nos unimos a ella y la reproducimos constantemente en todas las ciudades, en todos los municipios o delegaciones del país, si no somos capaces de eso para obligarlos a ustedes, “señores” políticos, a gobernar con justicia y dignidad, y a ustedes, “señores” criminales, a retornar a sus códigos de honor y a limitar su salvajismo, la espiral de violencia que han generado nos llevará a un camino de horror sin retorno. Si ustedes, “señores” políticos, no gobiernan bien y no toman en serio que vivimos un estado de emergencia nacional que requiere su unidad, y ustedes, “señores” criminales, no limitan sus acciones, terminarán por triunfar y tener el poder, pero gobernarán o reinarán sobre un montón de osarios y de seres amedrentados y destruidos en su alma. Un sueño que ninguno de nosotros les envidia."

En el pasado hemos participado en marchas, nos hemos vestido de blanco, hemos alzado la voz en contra de un gobierno que nos engaña y nos traiciona, la pregunta es: ¿Hemos obtenido algo? Adorno lanzó su pregunta con miras a reflexiones existenciales y universales, proponía, en la certeza de que no se podía escribir poesía después de Auschwitz, que el hombre estaba, por un lado, destrozado, pero al ver que la poesía se abrió camino con grandes autores de la posguerra, se renovó la esperanza. Ahora bien, en este país, tristemene, no nos podemos dar el lujo de escribir poesía (y que conste que esto lo escribe una poeta) y esperar que ésta tenga valor si no podemos existir en un entorno seguro y justo, la respuesta no es, como dice Sicilia: "dejar de escribir poesía", sino ¿podemos seguir simplemente alzando la voz con espera a obtener algo? ¿podemos seguir esperanzdos a que una marcha colectiva hará un cambio?

Sicilia incluye en su carta una cita de Camus: "No hay vida sin persuasión y sin paz". Pero creo que este país también está cansado de los esfuerzos condenados al fracaso. En este panorama la poesía, el arte en general y todo aquello que legitima las partes más nobles y creadoras del hombre, quedan de lado. Este miércoles veremos una gran cantidad de gente unida por una causa, pero sigue la pregunta eterna sobre la relevancia de tal acto, y la respuesta, aparecerá, con suerte, dento de muchos años más y para entonces, quizá, pero ojalá que no, la poesía seguirá siendo un vehículo nulo del cambio. Qué triste.


Music on: Blindness - Metric
Quote: "Brillo que a consolar no alcanza, brillo. Los muertos, los muertos aún mendigan". Paul Celan
Reading: El pez dorado - J.M.G. Le Clézio

8 comentarios:

Jean-Luc Bergman dijo...

Hola,
me gusta mucho tu blog, y acabo de comprar un libro que figura entre tus favoritos: "¡Absalón, Absalón!", ¿podrías hablar sobre esta obra de Faulkner?

Saludos desde Guadalajara...

* AdRiAnA iRaIs * dijo...

Hola, estaría bien, de hecho se me ocurre una entrada sobre Faulkner, es muy bueno.

Saludos!

Jean-Luc Bergman dijo...

La esperare con ansias... una pregunta, ¿es una novela muy difícil?

Salud...

* AdRiAnA iRaIs * dijo...

Sí, es difícil. Faulkner utiliza una manera de narrar muy complicada, hay que tenerle paciencia pero vale la pena totalmente.

Jean-Luc Bergman dijo...

¿Has leído a Hesse? y si es asi, ¿qué te parecio?

* AdRiAnA iRaIs * dijo...

Sí, leí Demian, hace muchos años y me pareció muy bueno, espero no haya sido sólo una e esas lecturas que impresionan cuando uno es adolescente, ja. ¿A ti qué te parece?

Jean-Luc Bergman dijo...

Aún no lo he leído, apenas estoy por comenzar "El lobo estepario" ya te diré que me parecio.

¿Qué te parece la literatura rusa? Mi pregunta viene debido a que me he encontrado y comprado dos libros rusos "Crimen y castigo" de Dostoievski, del que todos me cuentan maravillas y "Cuentos imprescindibles" de Anton Chéjov.

* AdRiAnA iRaIs * dijo...

Crimen y Castigo no lo leí, de Dostoievski leí una novelita corta que se llama Las noches blancas, y me gustó, de hecho existe una adaptación al cine pero no recuerdo quién la hizo. Por otro lado Chéjov he leído algunos cuentos, recuerdo el de La tristeza, que me pareció hermoso y valga la redundancia, tristísimo; por ahí hay varios que son buenos, consistentes y hasta con sentido del humor. También me gusta :D