sábado, 13 de marzo de 2010

Entre el iluminado silencio y la levedad de mi ser

"el mundo nace cuando dos se besan"
Octavio Paz


Que el tiempo no es indulgente con nadie, bien lo sé. Que sigo buscando instantes, también, ¿qué de malo hay en eso? en caer sin tiempo hasta lo más profundo de las tinieblas rodeada de un halo de luz, como la sombra de dios que se cierne en el paraíso antes de haberse perdido, cayendo en busca de un instante.

He flotado, levitado muy ligera, imperceptiblemente, a casi nada del suelo. si caigo, no será grave. Vivo intensamente, sabiendo que prefiero el fracaso a la mediocridad. Amo, pero aún no me enfrento al desencanto, intuyo que esta vez será diferente, hay algo que me hace creerlo de esa forma.

Estoy avanzando al paso que mis propios pasos me lo permiten, sin demasiados planes, con poca expectativa, fluyendo. Mientras menos espero, más cosas llegan. Todavía no me familiarizo con esa felicidad mansa porque la mayor parte del tiempo, encerrada en mi ser, en las colinas de ese viejo ser que yo también escondo, donde yo sola sé que me debo primordialmente al dolor. Sin embargo, cosa rara, comienzo a entender muchas cosas. Extiendo las manos en busca de algo a lo cual asirme, como sucede siempre, no encuentro nada sino el vacío, un vacío que se llama eternidad. ya no la temo. 

Octavio Paz proponía que dentro de la inagotable miseria humana existen algunos momentos brillantes en los que el mundo detiene por instantes su devenir absurdo; uno de esos instantes de luz es el de la poesía, cuando al palabra le robaba tiempo al tiempo. Otro es el del amor, mismo que permite crear mundos a partir de un beso. Paz no es mi favorito, ya lo he dicho en otras ocasiones, pero es por ese atisbo de filosofía que lo rescato y me adueño de su idea y su clara sombra.

Es una sensación curiosa esta del amor, del "nuevo amor" si acaso lo puedo llamar así, no es algo que me espante, es simplemente diferente, es saber que existe alguien que tiene mi nombre en su pensamiento, como escribió Pedro Salinas: "que hay un ser por el que miro el mundo porque me está queriendo con sus ojos", sí, es una sensación curiosa no estar envuelta en el destino fatídico de ser solamente el recuerdo de un olvido. Muy curioso.

Hace tantas lunas que mi cuerpo no experimentaba la tranquilidad del amor sin obsesiones ni miedos. Tan lejano me resulta que me pregunto si esto es amor. Aquí todo fluye con alegría, en paz. Sigo siendo yo, auténtica, orgánica como las gallinas, simple, tal y como soy en el silencio que me rodea a diario, libre y feliz, ¿así es el amor? ¿compartir el silencio y el olvidado asombro de estar vivos? ¿escuchar la respiración del mundo sin enloquecer? Hace tanto que no sabía nada de esto, tanto que dudo si acaso alguna vez lo supe.

Suelo decir que soy poeta, pero a veces se me acaban las palabras, como a Lispector. Quiero gritar de alegría, sudar la mansedumbre de vivir y ser orgánica, libre pero del lado de alguien que no teme darme su mano, de alguien que busca mis labios y que con su iluminado silencio no dice nada, sólo espera y acoge tranquilo un beso igualmente callado y cómplice que no necesita lenguaje para significarlo todo. Así es: libre en el mundo del silencio.

Otra vez me pregunto si acaso esto es el amor. No es que me cueste trabajo creerlo, algo me indica que así es, pero es sólo que resulta extraño. Habría que escribir un mundo en espiral, expulsar el eterno retorno, luchar contra el determinismo y no dejar de fluir. Caigo, cae el tiempo en busca de un instante, un instante y otro y otro, varios segmentos de fugacidad intrínseca, de fuego enardecido y de aquello, tan raro, que me atrevo a denominar "felicidad."

Esta noche vuelvo a escribir para decir lo que soy y poetizar, mas no sufrir, lo que carezco. Floto, soy ligera y la levedad de mi ser no me resulta insoportable.

Music on: United States of Eurasia - Muse
Quote: "Con su gran ojo el sol no ve lo que yo veo" John Keats
Reading: Nueva memoria del tigre - Eduardo Lizalde

1 comentario:

Burke Imre dijo...

YO AMO COMO ESCRIBES Y NO ME CANSARÉ DE DECIRLO, SABES DESCRIBIR LO QUE SENTIMOS POR DENTRO DE UNA MANERA BELLA Y CLARA.
QUE BELLO!!!