viernes, 1 de junio de 2007

Y el pasado...

Si uno pudiera saber algo más acerca de su pasado, o sobre su presente... Si quizá, de alguna manera, el pasado, ya conocido, se nos abriera en el presente con la posibilidad de cambio, ¿tomaríamos otro camino?
Porque siempre está la disyuntiva, la forma de preguntar, el deseo mismo de interrogar y pensar en otras posibilidades, sin embargo, de conocer las posibilidades, creo que muchas veces, las decisiones serían las mismas.
Nos pesa el pasado, cierto, pero también es cierto que no somos lo que somos sin ese pasado y sin esa decisión mal o bien tomada, quén puede saber si es o no bueno, ultimadamente.
Pensar en pisibilidades absurdas, por supuesto, no lleva a nada, a ningún provecho futuro ni presente, pero siempre resulta interesante preguntarse un poco. Porque somos tan solo la suma de hechos intrascendentes que uno mismo le otorga trascendencia. Somos nada, básicamente pero aún el deseo de conocer otra posibilidad nos carcome a cada rato y siempre está la forma de pensar distinta. Esto no es para nada inconformidad, sólo simple curiosidad, un proyecto de pesar en cosas alternativas... qué tal alterativas es bastante dudoso pues finalmente es la misma persona que decide.
Quizá a veces uno dice Sí, quiero regresar y cambiar algo, pero al mismo tiempo sabe que tal vez es arriesgar demasiado lo que se tiene y por eso no se quiera cambiar. A veces es sólo que las cosas están bien así como están. Aunque el pasado pese, muchas veces es mejor conservarlo como está... ¿o no?

1 comentario:

Staralfur dijo...

Uno sabe acerca de su pasado y si, se nos abre al presente, se llama experiencia. Tal vez te refieres más bien a conocer el futuro y en ello basar decisiones en el presente. Creo que este pensamiento es una de las secuelas más graves que nos ha dejado Hollywood marcadas en el subconciente; El sueño de anticipar algo o de regresar algo para corregir nuestras vidas. Todo esto es solo la negación de la resulante dada a traves de las experiencias, o sea: nosotros.

Nosotros somos la suma de las experiencias que vamos adquiriendo en nuestras vidas, por tanto el cambiar el pasado es una negación directa de lo que somos, y el anticiparnos para poder tomar una decision no es solo no tomarla, sino delegar nuestra capacidad misma de decision. Es dejar que alguien más decida por nosotros. No existe otro camino; nuestro futuro se construye de nuestro pasado. Sin alternativas. Somos lo que somos a traves de las decisiones que vamos tomando. Y como resultado siempre tomaríamos la misma decición.

No podemos cambiar lo que somos.