miércoles, 19 de marzo de 2014

La rotura



Baste esta entrada para que sepan que la rotura de fábrica no se me quita, es ya como imposible, me imagino. Quizá tengo expectativas demasiado altas, quizá he desarrollado una aversión a dejar que la gente sea como es y me dé lo que yo quiero que me dé, pues la última vez que dejé a la gente ser libre igual terminó y terminó mal.

Uno exige lo que cree merecer, dicen. Y al parecer estoy jodida porque creo que me merezco la eternidad. No somos personajes de novelas, me dijo una vez alguien; no puedo darte lo que mereces, también me dijo. Y yo lo dejé. Entonces traté de no cometer los mismos errores y empecé a dejar ser libre a la gente, a no exigir, a no poner la vara tan arriba con respecto a lo que yo quería, y también fracasé. Yo fui la más linda del mundo y me cambiaron por otra.

A prueba y error intento de nuevo y fracaso. Acabo de perder a una persona más, por ser simplemente como soy, por decir lo que no me gusta, por pedir lo que creo que debo tener. Ya me lo decía un amigo, que el problema soy yo. Ya no sé cómo más intentar. Haga lo que haga, decida lo que decida, pida o no, diga lo que pienso o no, todo se jode. Y yo, la verdad, no puedo con eso. Entonces lloro, porque soy estúpida, porque soy cobarde y porque soy necia y quiero seguir tratando con la imbécil esperanza de que algún día lo haré bien, pero igual sabré que no será así; que hay gente para la cual no es posible el amor, que yo desde hace cuatro años me di cuenta de que no era para mí pero no puedo resignarme. 

Baste esta entrada para que sepan que me duele ser yo, que soy irreparable, que no importan los logros. Sigo siendo yo y ser yo no sirve para nada.

Music on: Push your head towards the air - Editors
Quote: "desconfía del que ama: tiene hambre, no quiere más que devorar" Rosario Castellanos
Reading: nada, ya no leo nada.

6 comentarios:

Javier Trejo dijo...

Acabo de descubrir tu blog. Yo tengo uno en wordpress, sería genial que me dieras tu opinión. Me gustó esta entrada tan "desnuda" que hiciste explicando tu situación. Hay que ser valiente o poeta para abrirte de esa manera. Un abrazo, ojalá y todo mejore.

* AdRiAnA * dijo...

Javier, con mucho gusto revisaré tu blog. Valiente, para nada. Pero gracias.
Saludos!!

Anónimo dijo...

Saludos nuevamente desde la ciudad de México

Otro interesante texto el que escribes, bastante personalizado, solo me quedan unas dudas:
¿qué es lo que buscas exactamente en una persona con la cual te relacionas emocionalmente?,
¿cual es el motivo por el cual siempre fracasan tus relaciones?

Saludos

* AdRiAnA * dijo...

¡Hola!
De verdad que no sé por qué fracasan todas mis relaciones; he tratado de hacer cosas distintas, arreglar lo que no funciona, intentar cosas nuevas, pero en serio que haga lo que haga, siempre encuentro la manera de que la persona deje de interesarse en mí, y no sé por qué; básicamente sucede eso siempre, no soy lo suficientemente (inserte adjetivo aquí) como para que se quieran quedar conmigo. Sí requiero a alguien que quiera compartir su vida conmigo, con todo lo que eso significa; me parece que es sólo lo que pide todo el mundo.

Saludos.

Montserrat Jennifer Sánchez Contreras dijo...

Amiga mía, compañera del mismo dolor. Creo que como bien dices en uno de los comentarios en una entrada de mi blog, las dos estamos hechas para el desamor.
Nos conocemos desde el primero de kinder y ¿sabes? siempre hemos tenido el corazón roto de alguna u otra forma. No estoy muy segura de que seamos felices sufriendo o que nuestra misión en esta vida sea aprender a vivir con el corazón roto y amando alguien que no nos ama. No lo sé.
Pasa que un día te despiertas creyendo que el amor existe y por la noche te acuestas con el corazón roto (una vez más).
No es culpa de él, ni tuya, tampoco creo que seas demasiada mujer para alguien o que alguien se sienta tan intimidado contigo que decida dejarte, ese argumento es sencillamente falta de agallas para afrontar la vida.
Cuando te digo que no eres tú quien se equivoca o busca cosas imposibles, tengo razón; el dicho de abuelita: "Siempre hay un roto para un descosido" es verdad. Mira que entender esto me costó años de terapia y drogas medicadas. Para que una relación (amorosa,laboral,amistosa... cualquier relación) ambas partes deben estar de acuerdo en las cualidades del otro, pero aún más importante ambos deben preguntarse si están dispuestos a lidiar con los defectos de la otra parte, deben en serio hacer una valoración de ellos y decidir si pueden o no vivir con ellos; si la respuesta es sí, go ahead, a aventarse con todo, así no habrá reclamos de ningún tipo. Pero si en definitiva la respuesta es "no, no puedo vivir con sus ronquidos, no puedo con su éxito, no puedo con que ella gane más que yo, no puedo con sus calcetines tirados everywhere... etc... etc... etc..." lo mejor es dar las gracias y terminar por lo sano. Cuando digo esto, es cuando hago la sencilla analogía de tomar la decisión de si quieres tener mascota o no, y si sí quieres, ¿cuál quieres?... ¿Estás conciente que estará contigo por más de 10 años, que tendrás que educarlo, sacarlo a pasear, llevarlo a veterinario y por raza cuidar sus males propios de su especie y raza? Es lo mismo, debes decidir si quieres o no vivir esas situaciones o mejor dicho: si estás dispuesto a hacer todo eso. Y una vez establecidas las reglas del juego, no hay pierde. Ya lo sabías desde un principio que así sería.
Navegar con este pensamiento, me ha hecho ver las cosas de diferente forma, y hoy a mis 28, comprendí que cuando una relación termina no fue culpa de sólo uno, fue culpa de los dos. Fue falta de ganas de luchar y de ceder, fue no querer eso para mi, fue que el tampoco me quiso para él.

* AdRiAnA * dijo...

Gracias. Mil gracias. Eso era, creo, lo que justo necesitaba leer Jen. :)