jueves, 2 de octubre de 2008

Carta al cielo

Este es un manuscrito hallado en una botella que flotaba en el mar. Había una hoja amarilla, separada del resto del manuscrito; en esta se leía lo siguiente: "Me han dicho que he muerto y que no pude seguir adelante. Pero yo creo que al contrario y a pesar de todo, estoy viva y amando, aunque persistan recuerdos inevitables. Por fin me he convertido en en pájaro y estoy volando otra vez. Esta carta es hacia el cielo, porque si aquí alguien ha muerto, has sido tú."

El otro rollo en la botella, el más grande, se encontraba atado aparte con un hilo y estaba escrito con tinta roja. La primera hoja de este manuscrito contenía la frase: "Escrito por tu Valeska Imposible" y el resto del mismo inclupia dos páginas a renglón seguido que se transcriben a continuación:

"Y no hubiera querido perder… perder y perder todo aquello que no sé si alguna vez tuve. Tus manos encogidas, tu sonrisa imprevista. Y todo lo que escribo me regresa a lo mismo, a que eres inspiración y que no importa lo mucho que existas afuera o no, sino lo que eres adentro, en mi mente, en mis sueños.

Ojalá hubiera podido hacer algo más con mis tristezas, o con tus ojos que jamás veían los míos. Ojalá hubiera tenido el valor de arriesgarlo todo por ti y para ti aunque hubiese perdido. Y no sé aún cómo decirte tantísimas cosas que tengo guardadas, en mi hombro que va vacío y que te espera.

Me cansé de jugar, pero aún sé que tienes algo en ti que es mi más profunda debilidad. Y no sé en verdad cómo encontrar la forma de reducir todo lo que siento a palabras que tengan coherencia… porque he perdido la coherencia en el momento en que perdí la locura y decidí afrontar la verdad, esta verdad que es sólo el remedio de aquellos que han decidido dejar de luchar.

Hubiera podido amarte y ser todo para ti… hubiera… hubiera… el pasado es un eco que se desdobla en mi ventana, en tus oídos sordos y en mis brazos necios. Siento que muero… pero al mismo tiempo creo que eso es la vida, nada sino morir en un suspiro de arrepentimiento y luego olvidar, hacer que nosotros, aquello que fuimos se quede en un plano de bucolismo onírico impensado e imposible, como una huella de una traición mal diseñada y triste.

Me pregunto mucho, acaso, si un día podré cambiar el lugar que tengo, o lo que siento por ti… me pregunto en qué momento lograré sacar la espina que tiene tu nombre o cuándo borraré de mis párpados el reflejo de tus ojos y tu sonrisa perdida entre mis piernas, en habitaciones sucias e improvisadas, en encuentros dolorosos, en tu cuerpo perfecto que gemía disfrazando el deseo que tenías por otra.

Cierto es que tal vez yo tuve toda la culpa… cierto que fue mi decisión meterme a nadar en aguas turbias y jugar en un tablero con fichas en mi contra. Y así lo quise y no lo niego… ahora es sólo que no encuentro la manera de arrancarme el dolor constante y profundo, no sé cómo hacer que permanezcas pero sin dolerme.

Y me dolerás… quien sabe por cuanto tiempo. No importa que la vida siga adelante y yo encuentre placer en otras formas o en otros cuerpos. Y serás también mi obsesión y el protagonista de mis historias, mi inspiración divina, mis esperanzas reconstruidas en una sola palabra que emane de tus labios perfectos y tu boca de orquídeas…

Lo irremediable es tan duro que puede cegar los ojos más incólumes; el deseo es tan grande que puede desgarrar un alma y la amargura es como una gotera en el inconsciente, un paso crónico de distancias seguras. Todas son cosas irremediables, que no se pueden conocer ni cambiar ni negar.

El amor hubiera podido ser una posibilidad hermosa… una posibilidad, nada más; y no es que yo no haya querido tomarlo, es sólo que el tiempo bien sabía que no podríamos formar esa imprevista pareja que fuera simple y bella como los ángeles.

No tengo rencor, sólo angustia; y terror de no saber qué habrá de pasar con nuestras vidas que nunca pudieron ser parte de una misma… terror de no haber entendido nada y de que tú tampoco hubieses visto todo lo que tenías que ver en mí. Terror y más nostalgia por ese recuerdo que ya no somos tampoco.

Pero serás inspiración, en tus manos y en tu cuerpo, en tus palabras y tus movimientos, en tu simpleza y en tu soledad encontraré la inspiración que requiero para desbordarme una vez más al recodarte y para escribir y decirle al mundo lo bello que es tener una ilusión, aunque esta se vea bañada de luces rosas y que luego, en el silencio, esté condenada a la extinción.

Somos irremediables… somos los mismos; el amor es ciego y el mundo, desgraciadamente, es real."


Music: Chasing cars - Snow Patrol
Quote: "Morimos en el sitio que le he prestado al aire para que estés fuera de mí" J. Sabines

2 comentarios:

Marianne Bulsara dijo...

Super wow, me dejaste con la respiración entrecortada, supongo que todos hemos padecido y sido felices por lo menos de manera intermitente con alguien más en una historia de estas, y es cierto, rescato el mensaje de arriesgarnos a luchar por conseguir el amor de la manera que anhelamos y merecemos, no menos. Siempre será mejor decir, lo intenté y no lo conseguí que, si al menos hubiera...

micael dijo...

el escrito es muy muy bueno por algo eres mi favorita,pero creo que desgastarte de esa forma por un amor que no tuvo sentido es absurdo,como dije es hora de dejar de buscar cerebros y encontrar corazones